La meta de la comisión es: Generar impacto a largo plazo en la educación y los procesos formativos formales, que se refuerce a través de campañas de concientización claras que se centren no solo en disuadir actos de corrupción, sino también en cambiar la percepción de la sociedad en general ante el problema.

TRES PRIORIDADES:

I. Sistema Educativo Nacional

II. Servicio Profesional de Carrera

III. Cultura de Integridad Profesional y Empresarial